¿Qué es y para qué sirve el líquido amniótico?

líquido-amniótico.jpg

El líquido amniótico es el líquido amarillento que rodea al bebé dentro del útero durante el embarazo y que está dentro del saco amniótico. Contiene proteínas, carbohidratos, lípidos y fosfolípidos, urea y electrolitos, los cuales ayudan al desarrollo del feto. Permite al bebé moverse dentro de la pared del útero para un crecimiento óseo apropiado. Además, ayuda al desarrollo de los pulmones, a proteger al bebé de lesiones externas al amortiguar golpes o movimientos repentinos y a mantener alrededor del bebé una temperatura relativamente constante, protegiéndolo así de la pérdida de calor.

Gracias al líquido amniótico se pueden diagnosticar malformaciones a través de una amniocentesis, ya que contiene un gran número de células fetales y con éstas podemos conocer si padece una enfermedad cromosómica.

El líquido amniótico alcanza su volumen máximo aproximadamente a las 34 semanas del embarazo, cuando llega a un promedio de 800 ml. La cantidad máxima de líquido que puede originarse (1 litro) es de la semana 34 a la 36, a partir de la semana 38, empieza a disminuir.

Una cantidad excesiva de líquido amniótico se denomina polihidramnios y puede ocurrir con embarazos múltiples, anomalías congénitas o diabetes gestacional.

Una cantidad anormalmente pequeña de líquido amniótico se denomina oligohidramnios y puede ocurrir con embarazos tardíos, ruptura de membranas, disfunción placentaria o anomalías fetales.

En las revisiones médicas ha de controlarse la cantidad líquido amniótico mediante ecografías y exploraciones manuales, para en caso de exceso o defecto, realizar más pruebas y determinar el diagnóstico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top