La transferencia embrionaria

transferencia-embrionaria.jpg

Una vez realizada la fecundación in vitro, previa hiperestimulación ovárica controlada, el siguiente paso es la transferencia de los embriones (transferencia embrionaria) al útero materno para tratar de lograr el embarazo.

La transferencia se realiza dos o tres días después de la punción ovárica. A veces, en cambio, se hace en el quinto día, cuando el embrión alcanza el estadío de blastocisto.

Los embriones se transfieren mediante una cánula muy fina que se desliza suavemente hasta el interior del útero, donde son depositados. La transferencia embrionaria es un proceso rápido, sencillo y no doloroso por lo que se realiza  sin anestesia, se controla por ecografía vaginal. La mujer puede abandonar el centro después de unos treinta minutos de reposo y en condiciones normales.

Normalmente se transfieren dos o tres embriones en función de la edad de la mujer, del número de transferencias previas sin conseguir gestación, de la patología uterina, de la calidad embrionaria… Cuantos más embriones se transfieran más aumentan las posibilidades de embarazo, pero a la vez también aumenta el riesgo de embarazo múltiple.

Una vez los embriones son depositados lentamente en el útero, el proceso de implantación y evolución del embarazo es el mismo que el de los embarazos naturales. Pasados 14 días desde la transferencia, si no ha habido la menstruación, se realizará un test de embarazo determinando la presencia de Beta-HCG en orina o en sangre. Si el resultado es positivo, dos semanas más tarde se podría confirmar el estado de gestación y también el número de fetos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top