La teratozoospermia: causas y tipos

teratozoospermia3-e1467626119166.jpg

La teratozoospermia es una afección en los espermatozoides que puede producir infertilidad masculina. Cuando un hombre sufre teratozoospermia, la mayoría de sus espermatozoides no tienen la morfología adecuada, es decir, presentan formas extrañas y anomalías que pueden impedir la concepción.

La teratozoospermia se diagnostica mediante un seminograma. Según el último parámetro de calidad seminal de la Organización Mundial de la Salud (OMS), existe teratozospermia cuando un hombre posee menos de un 4% de espermatozoides normales. Este valor de referencia cambió en el año 2010, anteriormente era un 14%.

Por tanto, para que un hombre tenga teratozoospermia, más del 96% de sus espermatozoides deben padecer alteraciones en su morfología. Dependiendo del grado de afectación de teratozoospermia el grado la consecución del embarazo natural puede ser mayor o menor.

¿Qué se entiende por anomalías?

Un espermatozoide normal tiene una cabeza oval, una única cola alargada y una pieza intermedia algo más gruesa que la cola. Por el contrario, los espermatozoides anormales pueden tener varias colas, una cabeza circular o alargada, muy grande o demasiado pequeña, dos cabezas, entre otras anomalías. Los espermatozoides anormales no pueden desplazarse correctamente por lo que no suelen alcanzar el óvulo, y si llegan hasta él, las anomalías en la cabeza dificultan la penetración.

Causas y tipos

Las causas no se conocen con  exactitud pero sí se sabe que la calidad espermática puede verse afectada por varios factores:

  • Radioterapia o quimioterapia (por este motivo se aconseja a los pacientes que deban someterse a estos tratamientos, preservar semen).
  • Infecciones seminales.
  • Traumatismos o problemas testiculares.
  • Varicocele
  • Meningitis, diabetes mellitus, fiebre elevada.
  • Abuso de alcohol, tabaco o drogas.

Al establecer la OMS un valor tan bajo para determinar teratozoospermia, se suele utilizar también el criterio de Kruger, mucho más estricto que el de la OMS, pues considera como valor mínimo de referencia un 15% de espermatozoides normales.

Según este criterio, la teratozoospermia puede ser:

  • Teratozoospermia leve: el número de espermatozoides normales de la muestra oscila entre el 14% y el 10%.
  • Teratozoospermia moderada: cuando entre el 9% al 5% de los espermatozoides tienen forma normal.
  • Teratozoospermia severa: cuando existen muy pocos espermatozoides con una buena morfología, menos del 4%.

Con problemas de teratozoospermia,  concebir un embarazo de manera natural no es imposible pero sí extremadamente difícil, por lo que se suele recomendar utilizar alguna técnica de reproducción asistida.

Dependiendo del grado de teratozoospermia se pueden valorar distintos tratamientos para lograr el embarazo, (inseminación artificial, fecundación in vitro, ICSI…) siendo en casos severos la ICSI el más exitoso, ya que permite seleccionar aquellos espermatozoides con mejor morfología y microinyectarlos en los óvulos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top