Azoospermia y fertilidad

azoospermia-e1424168799293.jpg

La azoospermia es la ausencia de espermatozoides en el eyaculado por lo que se asocia con muy bajos niveles de fertilidad. A parte de este hecho no existe ningún síntoma  que ayude a sospechar la presencia de esta enfermedad.

La azoospermia puede diagnosticarse a través de un seminograma. Es recomendable que el hombre no haya eyaculado entre tres y cinco días antes del análisis, pero no durante más de siete.

En algunos casos debe realizarse un análisis de sangre para medir los niveles de hormona folículo estimulante (FSH), responsable de inducir a los testículos a que produzcan espermatozoides.

Existen 2 tipos de azoospermia:

– Azoospermia secretora: cuando  testículos producen pocos o ningún espermatozoide.

En este grupo las causas más frecuentes son:

  • Problemas en el desarrollo o descenso de los testículos, criptorquidia…
  • Infecciones testiculares como en el caso de las paperas, meningitis
  • Radioterapia o quimioterapia
  • Problemas hormonales
  • Trastornos genéticos
  • Déficit de hormonas
  • Por padecer el Síndrome de Klinefelter,  anomalía en los cromosomas que produce esterilidad, entre otras cosas.

– Azoospermia obstructiva: en este caso los espermatozoides se producen pero no pueden mezclarse con el resto de los fluidos eyaculatorios debido a la interrupción o bloqueo de los conductos espermáticos que transportan los espermatozoides desde el testículo hasta la vesícula seminal (epidídimo y conducto deferente).

La obstrucción de los conductos puede tener diversas causas, entre ellas:

  • Sección de conductos deferentes, por vasectomía o como complicación quirúrgica de alguna operación quirúrgica (hernia inguinal).
  • Alteraciones congénitas o genéticas que provoquen que los conductos no se desarrollen correctamente.
  • Infecciones de los conductos seminales que al cicatrizarse los obstruyen, inflamaciones, quistes…

Tratamiento azoospermia:

El tratamiento depende de cada caso, lo primero es hacer un estudio y tras tener los resultados, se puede realizar microcirugía, tratamiento hormonal, eliminar tóxicos que pueden estar produciendo la azoospermia, realizar una biopsia testicular y congelar el esperma encontrado, dar tratamiento en el caso de que sea provocado por una infección… Hay soluciones a este problema, pero no en todos los casos funcionan, dependerá de cada situación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top